25 mayo, 2008

AMOR MACHISTA, AMOR QUE MATA

Machismo y amor son incompatibles. En la concepción del amor desigual que el machismo engendra se gesta la violencia.


El corazón profundo del hombre machista cree que él es superior, por tanto, la mujer es inferior. O, tal vez lo expresa de otro modo: que ella es superior, pero no se va a salir con la suya.


En el corazón del machista, inconsciente aún de que lo es, tal vez sus palabras dicen “somos iguales”. Puede ser que le diga a ella: “tú eres mucho mejor que yo, más inteligente, tienes más recursos, eres más fuerte.”


Lo importante, lo peligroso, es lo inconsciente de la creencia machista de desigualdad, porque esa desigualdad convierte a la pareja en seres complementarios, simbióticos: se refuerzan el uno al otro en su vivir dependientes. Y ni siquiera se dan cuenta.


La concepción del amor machista es, en el fondo, ésta: yo soy grande, tú pequeña, yo organizo, tú aceptas, yo marco las directrices, tú las cumples. Así ha sido, así será: “es lo natural”. En realidad, eso no es amor.


En los inicios de la vida de pareja, ella, la inferior, entra en el juego, se deja conquistar. Ella lo ama ¿por qué no le va a complacer? Él le dice que la ama, la hace sentir importante, ¿cómo no corresponder a su amor? Mientras dura ese estado de cosas, no hay, aparentemente, violencia.


La semilla de la violencia, sin embargo, ya está plantada. Tardará años o meses en crecer, pero crecerá. El primer día que ella cuestione las decisiones de él o se oponga a sus gustos, deseos u opiniones, empezará el forcejeo del maltrato psicológico sutil, indemostrable, inexplicable para ella. Él, al principio, tampoco será consciente de su violencia. Le dirá: “te quiero tanto, eres la mujer de mis sueños”. Un día, la mujer real dice algo que él no espera, le lleva la contraria. Al hacer eso ella, el hombre machista siente que su poder está en cuestión. Entonces él, que la conoce a fondo y sabe bien dónde le duele, tratará de someterla, la humillará de algún modo, algo pequeño, un comentario, un gesto, una mirada, una burla.


El machista, en privado, dice cosas, como “es natural que sea el hombre se quien… ”. También dice: “yo te llevo”, “las mujeres delante”, “los hombres necesitan del sexo”, “yo ayudo en casa”. Ayudar. Ayudarle a ella. Como si la casa no fuese una cuestión de los dos.


Con estas bases de amor desigual, la violencia no tardará en ser explícita. Primero será verbal: reproches como “qué pretendes, has cambiado, ya no me quieres como antes”; luego vendrán desprecios, bromas, silencios, insultos, utilización de detalles íntimos para degradarla ante los amigos o la familia… Estamos a un paso de la agresión; la muerte de la mujer a manos del macho no queda tan lejos.


En estos momentos, la sociedad en general considera violencia sólo el último grado, la agresión física El maltrato psicológico se considera sólo una preparación para la violencia. Pero es violencia. La manipulación psicológica inicial ya es violencia. Son ya violencia el halago y la conquista. Porque no existen conquista ni halago entre seres iguales.


El machismo tiene una habilidad extraordinaria para camuflarse en contextos muy diversos: encuentra vía de escape en cada cambio social. Cambian los símbolos, los referentes machistas, los detalles, pero el machismo sigue agazapado en el camelo, el embeleso, el “somos iguales” y el “yo te ayudo”. Decir, por ejemplo, “qué padre moderno soy: cambio los pañales a mis hijos” se convierte en una burla.


Ahora ya no está de moda decir: “los hombres no lloran, las mujeres no fuman, no conducen, no salen de casa”. Ahora, los hombres “ayudan” en casa, ellas trabajan fuera, muchas mujeres ganan dinero. Pero la actitud interior inconsciente del machista va encontrando otros contextos, otras frases, otras formas de someter. Hasta ahora, ni los hombres ni las mujeres de esta cultura, en conjunto, hemos sido realmente capaces de descubrir el machismo en su raíz. No estamos alertados para detectar la desigualdad en el origen, aunque estemos alertados a ciertas cosas prácticas, como que los chicos, igual que las chicas, tienen que poner la mesa, barrer y aprender a cocinar. Ojalá abra la sociedad pronto los ojos al fondo de las cosas. Ojalá se llame sólo amor a lo que de veras es amor, y no a la dependencia.


Eric Fromm dijo que “amar es sentirse responsable por el crecimiento como persona del ser amado”. Pues sí. Amor es libertad, amor es compartir, buscar juntos la felicidad de ambos, amor es escuchar al otro, ponerse en su lugar, respetar sus sentimientos sin cuestionarlos, ponerse en sus zapatos, comprender su verdad. El amor tiene que ver con el talante, con el respeto, con la solidaridad, con la compañía, con la alegría mutua, con el compartir, con el ser íntimo y el estar presentes. Amor y machismo son incompatibles.

Angela Munuera Bassols.

Psicóloga, Lingüista. Asociación 8 de Marzo.

6 comentarios:

Cell Depot dijo...

Me encanto!! Tiene tanta razón...

Asociacion para la igualdad de género 8 de marzo dijo...

8 de Marzo informa que por causas ajenas a su voluntad han sido suprimidos los comentarios generados entre junio y julio de este año, a petición de dos partes implicadas. Lástima que uno solo de ellos diera origen a una situación insostenible que nos ha llevado a este punto.
Rogamos disculpen las molestias.
Asociación 8 de Marzo.

Blanch dijo...

A veces (muchísimas veces en realidad) nuestra pareja tiene actitudes y pensamientos machistas y no nos damos cuenta.

Ellos asumen que todos los hombres son iguales y cuando les llevas la contraria te dicen "es que tú siempre quieres tener la razón".

Pero como después te vienen con palabras como "te amo", "eres maravillosa", "tan dulce, tan tierna" (eso sí, no les digas a ellos que son tiernos porque entonces se sienten estúpidos); entonces aceptas el resto de sus acciones hasta que llega en punto en el que la relación es insoportable y no entiendes cómo pasó.

andiramendoza dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ceruti dijo...

Buen articulo, sin embargo, el gravisimo problema es que el 95% de lasa mujeres son machistas por crianza , por conviccion, y por mas que piensen que el decir esto es machista y sexista, por genetica, por evolucion y por cultura. El desarrollo de la especie humana, ha dado las pautas de que la mujer "necesite" de proteccion del hombre, porque dejame decirte que me he topado con mujeres que quieren ser feministas, esgrimen la igualdad de genero, pero tambien elogian al macho caballero? incosistencia, quieren independencia pero exigen que uno les provea un minimo de seguridad financiera, casa, recursos, comida? (igual que en la prehistoria)Si la equidad de genero estuviese respaldada por una exacta igualdad, la naturaleza habria creado dos especies hermafroditas, mi animo no es ofender, sino exponer que si creo que es mas ecuanime el sentido de complementariedad, las mujeres son superiores a los hombres en muchos aspectos, y viceversa, otro tema es el desarrollo de las politicas mercantiles y sociales que han dado roles, (que aparentemente) son sexistas, el hecho es que la explotacion y alienacion se vive tanto para hombres como para mujeres; pero por favor, es hipocresia querer a un hombre que sea igualitario (que no feminista) pero caballeroso (expresion de machismo consensuado) las mujeres quieren ser consideradas iguales (ojo dije iguales no superior ni inferior: mucho ojo con esto, es la base de su confusion, no ser iguales no significa que uno este arriba de otro),pero despues requieren ciertas atenciones de los hombres, es decir muchas mujeres quieren actuar como feministas en algunas ocasiones y como machistas en otras, lo mejor de ambos mundos, y eso es por lo menos cinico e hipocrita, primero deben hacer una fuerte educacion de lo que significa ser mujer, de lo que es la complementariedad, y a partir de ahi RECONOCER sus puntos fuertes y debilidades (al igual que los hombres) y asi saber realmente que papel y que modos nos cabe, A AMBOS GENEROS, MUJER Y HOMBRE.

David dijo...

Yo no creo que los hombres deban ayudar en casa, ni las mujeres trabajar fuera de ella; aunque fuera de eso en general dejo que las cosas sean como ella quiere ¿soy machista o no?